Las plantas endémicas de Chile

Choose language / Elija su lenguaje

Español English

Hábitat

Desierto Andino

A medida que se asciende hacia la cordillera andina, comienzan a apreciarse diferentes pisos altitudinales, que varían en elevación dependiendo del área geográfica. La precordillera comprende matorrales bajos de arbustos suculentos y plantas perennes de base leñosa, que dan paso a la Puna, generalmente sobre los 3.300 m de altitud. En esta zona el clima es frío y seco, con lluvias de verano, y los arbustos que se encuentran acá corresponden a especies de Fabiana, Baccharis, Chuquiraga, Junellia, Ephedra y otras; también habitan algunos de los cactus que forman montículos, como las especies de Maihueniopsis. A continuación, se encuentra el piso altoandino, cuyo límite inferior se acerca a los 4.000 m s.n.m., aunque hacia al sur ese límite se encuentra a elevaciones menores. Las formaciones vegetales se van sucediendo y generalmente las que se encuentran al inicio son tolares, donde dominan especies de los géneros Parastrephia y Baccharis; luego están los pajonales, con participación de gramíneas como Festuca y Stipa. Los queñoales (donde destaca la especie Polylepis tarapacana) y los llaretales (con Azorella compacta) son otras formaciones características altoandinas. Los bofedales, de pastos bajos y duros, se encuentran a distintas altitudes donde abunda el agua y las napas tiene su nivel freático próximo a la superficie. El clima en este sector corresponde a condiciones extremas, con temperaturas bajo cero casi todas las noches del año; los rangos diarios de temperaturas pueden ser de hasta 25-30 °C.